A las 20:15 horas grupos estudiantiles se empezaron a reunir en el Monumento a la Revolución. A las 21:30 horas, cuando sumaban 2 mil estudiantes, intervino el Ejército para disolverlos. A las 23:15 fue desintegrado el último contingente.

Barros Sierra convocó a toda la Universidad y casi toda ella concurrió con su presencia o su simpatía –apoyo moral se le llama- a la insólita marcha callejera organizada por un rector,  quizá por primera vez, pues nadie recuerda las otras ocasiones en que las autoridades de la Universidad se bajaron de la acera para caminar por el arroyo en una manifestación.

Algunos seudo-estudiantes se reunieron en áreas fuera de la ruta de la manifestación y en grupos más o menos numerosos en diversos rumbos de la ciudad para cometer desmanes y actos fuera de la ley, posiblemente con intenciones de desvirtuar la marcha estudiantil, los que fueron sometidos por la policía auxiliada por el Ejército

Prensa
1 de agosto 8:00 pm

Novedades publica un fragmento del documento enviado por Manuel Reyes Meave, director de la Escuela Nacional de Música de la UNAM, firmado por él y otros 17 profesores:

“Protestamos enérgicamente por la toma y allanamiento de los edificios de las preparatorias 1 y 5, que violan la autonomía universitaria. Damos nuestro voto de adhesión a las protestas elevadas por las autoridades universitarias por estos hechos, y al mismo tiempo pedimos que la cordura y la calma vuelvan a los estudiantes y a sus líderes”.

Con respecto a los recientes hechos:

Pongo por encima de todo los intereses del IPN y declaro que estoy emocional y espiritualmente con los estudiantes agredidos y con las personas que están justamente indignadas por los lamentables acontecimientos y por el allanamiento de los planteles. Esos hechos no sólo son un atentado contra la dignidad, sino un insulto a la inteligencia.

Los momentos más tristes de mi vida los pasé cuando me enteré de la ocupación por el Ejército de las Vocacionales 5 y 7. Vuelvo a afirmar que estoy en contra de la intervención del instituto armado en los recintos escolares.

Prensa
1 de agosto 7:20 pm

De acuerdo con El Universal, la manifestación del día de hoy fue un ejemplo de orden y cordura que pasará a la historia de los movimientos estudiantiles; fue una gigantesca manifestación de aproximadamente 100 mil estudiantes “en defensa de la autonomía universitaria, del civismo y del Derecho”.

Al finalizar la manifestación, en Ciudad Universitaria:

Nunca me he sentido más orgulloso de ser universitario como ahora… porque es la universidad, son nuestras instituciones, las que generarán el espíritu con que habremos de afrontar los problemas, pero también que sabe apreciar sus triunfos. Nuestra lucha no termina con esta demostración. Continuaremos luchando por los estudiantes presos, contra la represión y por la libertad de la educación en México.

Prensa
1 de agosto 6:50 pm

De acuerdo con los diarios El Día y El Universal, al finalizar la marcha, el rector Barros Sierra aclaró que la lucha por los estudiantes presos será extensiva para los alumnos del Politécnico.

Después de estas palabras se guardó un minuto de silencio en homenaje a la memoria de los “mártires del 26 de julio” y finalmente, mientras el rector ondeaba el lábaro patrio, se cantó el Himno Nacional.

Han llegado al al Zócalo 12 transportes grandes con tropas, además hay granaderos y motociclistas de tránsito rodeando la plancha

 

Algunos alumnos de los contingentes de Economía y Ciencias Políticas, mientras la columna doblaba por Félix Cuevas, comenzaron a gritar “¡Zócalo, Zócalo!” al mismo tiempo que empujaban tratando de romper el cordón de seguridad. Los alumnos de ingeniería que iban en el frente de la manifestación llegaron corriendo a apoyar e impidieron que la columna se fracturara.

En todas las ventanas hay gente aplaudiendo y arrojando periódicos para que se protejan de la lluvia. El rector y toda la descubierta se están tapando con los periódicos que arrojan desde el multifamiliar.

A dos cuadras del lugar donde dimos vuelta para emprender el regreso por la avenida Coyoacán estaba el ejército con ametralladoras montadas sobre camiones y con transportes militares en las bocacalles.

La gente se asomaba por las ventanas y balcones para saludar a los integrantes de la marcha de protesta. Llovía, sí, pero nadie se fue hasta que la manifestación culminó en el lugar de donde había partido: la explanada de la Rectoría. Los estudiantes de San Ildelfonso marcharon con unas mantas en las que se podía leer: “gobierno asesino, gobierno empieza a temblar.”

Así avanza la marcha del rector.

En la marcha las pancartas hacen alusión a los compañeros caídos y a la autonomía universitaria.  Se exige el deslinde de responsabilidades, castigo a los culpables, la renuncia de los jefes policiacos Cueto Ramírez, Mendiolea Cerecero y del capitán Frías, la desaparición del Cuerpo de Granaderos y la indemnización a los heridos y a los familiares de los desparecidos. Algunas columnas marchan en absoluto silencio, otras  entonan el Himno Nacional.

Acá unas fotos de los contingentes de la facultad de medicina y otras escuelas, al comienzo de la marcha.

 

 

El presidente ha llamado a restablecer la paz y la tranquilidad de las conciencias, pero ya ninguna conciencia esta verdaderamente tranquila. La represión no debe seguir siendo tan natural y tan aceptable.

El presidente no está dispuesto a condenar la represión ni a castigar a los jefes policiacos, pero tampoco sabe ofrecer disculpas por la violación de la autonomía. Por el otro lado, los estudiantes estamos ya en movimiento.

Los soldados se ven por varios rumbos de la ciudad y pasan por calles donde nunca se habían visto.

Movilizaciones de tanques y transportes de tropas, ningún permiso al personal militar, reuniones del Estado Mayor, cientos de reportes de la policía política, toda la policía en tensión.

El gobierno se halla en estado de alerta. En el Parque Hundido hay miles de soldados, decenas de vehículos blindados y carros con ametralladoras, acompañados por la policía capitalina que no ha podido ganar, bien a bien, ningún combate callejero desde que los estudiantes decidieron resistir. La cuidad es otra.

Una mano está tendida. Es la mano de un hombre que a través de la pequeña historia de su vida ha demostrado que sabe ser leal. Los mexicanos dirán si esa mano se queda tendida en el aire o bien, de acuerdo con la tradición del mexicano, con la verdadera tradición del verdadero, del genuino, del auténtico mexicano, va acompañada por millones de manos que, entre todos, quieren reestablecer la paz y la tranquilidad de las conciencias.

Estoy entre los mexicanos a quienes les ha herido y lacerado la pérdida transitoria de la tranquilidad en la capital de nuestro país por algaradas en el fondo sin importancia. A  mí me ha dolido en lo más intenso del alma que se hayan suscitado esos deplorables y bochornosos acontecimientos.

Prensa
1 de agosto 5:35 pm

El Universal informa que en la marcha hay infinidad de agentes de tránsito y motociclistas, que se encargan de cortar el tránsito de vehículos hacia calles adyacentes, ante el temor de que los cerca de 100 mil manifestantes –estudiantes universitarios y del Politécnico y maestros encabezados por el rector ingeniero Javier Barros Sierra–, traten de caminar más allá del recorrido para el cual han obtenido permiso.

 

Acá les dejo un video de la marcha encabezada por el rector Barros Sierra.

 

Video: El grito. México 1968″, UNAM, Coordinación de Difusión Cultural, Dirección General de actividades cinematográficas. Dirección Leobardo López, 1968-1970, México, UNAM. https://www.youtube.com/watch?v=C0PyCSXGwuU

 

Los profesores del Instituto Politécnico Nacional celebraron una asamblea a la que asistieron estudiantes y el director Guillermo Massieu. Se acordó establecer un organismo que coordine las actividades de los profesores de la UNAM y el IPN .

Por unanimidad se propuso publicar un documento de protesta con las siguientes demandas:

1.       Respeto a las libertades democráticas

2.       Libertad a estudiantes, profesores y ciudadanos que han sido aprehendidos a partir del 26 de julio.

3.       Derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal Federal.

4.       Destitución de las autoridades responsables de los violentos actos ocurridos.

5.       Desaparición del Cuerpo de Granaderos y la no creación en el futuro de organismos similiares.

6.       Indemnización a las familias de estudiantes agredidos.

 

 

Una foto de las compañeras de odontología en la marcha.