Prensa
2 de agosto 8:00 pm

El Día informa que unos mil 500 estudiantes universitarios marchan con gritos, cantos y porras a través de Ciudad Universitaria después de efectuar un mitin frente a la Torre de Rectoría en el que calificaron como “farsa oficialista” la manifestación que encabezó el rector Javier Barros Sierra

Los estudiantes oradores expresaron que la masa universitaria fue presa de las “maniobras de rectoría” para canalizar el movimiento nada más hacia la protesta por la violación de la autonomía universitaria, pero “no hacia la solución de los problemas estudiantiles contenidos en el pliego básico de peticiones formulado por los comités de huelga de la UNAM y el IPN”

Los granaderos, soldados, agentes secretos y policías han llegado en sus bárbaras acciones hasta a agredir, detener y molestar a gran número de mujeres y muchachas. Hacemos responsables de estas acciones y de la situación a las autoridades del país y les exigimos que cese la represión y se termine con las persecuciones, así como con los arrestos masivos y arbitrarios. Exigimos que se ponga en inmediata libertad a todos los detenidos. Exigimos el retiro inmediato de las tropas y ganaderos de las calles de la ciudad, de todos los recintos estudiantiles y otros que están ocupados.

 

Prensa
2 de agosto 12:00 pm

El periódico El Día reseña un editorial del Daily News, de Nueva York, según el cual los disturbios estudiantiles en México son resultado de la infiltración en el país del líder cubano Fidel Castro, por lo que exhorta a Washington a derrocarlo. Agrega que “esos tumultos son un nuevo recordatorio para que Estados Unidos no se abstenga de intervenir en Cuba con toda la fuerza necesaria.”

Lejos muy lejos, pocos muy pocos protestaban en Chihuahua en un mitin con 100 asistentes, pero las demandas eran mayores, ya que exigían la destitución inmediata de los secretarios de Gobernación y Defensa, así como de los procuradores de la República y del DF, bajo los cargos de violar la Constitución. Eran los miembros del Partido Comunista Mexicano en Chihuahua, bajo la dirección de Reynaldo Rosas y Antonio Becerra.

Los profesores de la Escuela Nacional de Agricultura manifestamos:

1º. Nuestra protesta enérgica por la agresión de que han sido objeto los estudiantes, profesores y ciudadanos, en los últimos días.

2ª: Así mismo, protestamos por la violación de las garantías individuales, lo cual ha producido un clima de violencia y anarquía perjudicial para el desarrollo de la vida democrática del país.

México, D.F., 2 de Agosto de 1968.

A los Alumnos del Instituto Politécnico Nacional.

Presente.

El suscrito Jefe de la Policía Preventiva del DF, se permite manifestar a ustedes lo siguiente:

Que a petición del presidente del Comité Ejecutivo Nacional de la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos, no tiene inconveniente en afirmar que en ningún momento el mencionado representante estudiantil solicitó a esta Jefatura la intervención de la Policía en los actos que se desarrollaron durante el día 26 de julio próximo pasado.

Cualquier versión en otro sentido queda desmentida con esta aclaración

Comité de lucha de la UNAM
2 de agosto 10:00 am

El Comité de lucha de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la UNAM emitió un boletín con sus demandas:

Libertad de los presos políticos Destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea, así como del teniente coronel Armando Frías. Extinción del cuerpo de granaderos, instrumento directo de la represión y no creación de cuerpos similares. Derogación de los artículos 145 y 145 BIS del Código Penal Federal (Delito de Disolución Social), instrumento legal de la represión. Indemnización de las familias de los muertos y heridos que fueron víctimas de la agresión del 26 de julio en adelante. Deslindamiento de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo por parte de las autoridades a través de la policía, granaderos y ejército

Después de la manifestación del día de ayer, el presidente de la República emitió una declaración en  Guadalajara, en la que tendía una mano hacia los estudiantes. Sin embargo, quizá no era el momento ni el lugar para expresar una cosa semejante. No produjo el menor efecto entre la clase estudiantil.

En ausencia del Presidente de la República, que se encontraba en Guadalajara, estuve en comunicación con varios altos funcionarios públicos, entre ellos el secretario de Gobernación, quien hizo todos los esfuerzos posibles por persuadirme de que no participara en la manifestación de ayer. Sin embargo, siempre insistí en que mi negativa a participar hubiera significado, primero, una crisis gravísima dentro de la Universidad, y algo más grave: hubiera sido casi inevitable que esta manifestación fuera deformada por provocadores degenerando en una masacre.