Un grupo decidió dirigirse del Zócalo a Lecumberri.

Los que estamos adentro, escuchamos los gritos:

¡Compañeros, estamos con ustedes! ¡Compañeros, estamos con ustedes!. Tocaban los cláxons de los coches, un escándalo a todo dar. Nosotros  sentimos un gran apoyo de afuera. Desde nuestras celdas seguimos todos los actos del Movimiento, sus triunfos. Pienso: “¡Ese Movimiento va para arriba!”.

El accionar de la CIA puede constatarse en el comportamiento de algunos líderes extrañamente radicalizados.

El movimiento estudiantil era pacífico y legal, pero Sócrates Campos Lemus (quien presumía ser sobrino del general Alfonso Corona del Rosal), Sóstenes Torrecillas, Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, hombres sin convicciones políticas que en un principio se ostentaron como priístas, llegaron a ser los más radicales.

Cuando el Consejo Nacional de Huelga se proponía el diálogo, ellos se oponían.

 

A estas horas se han quedado aproximadamente 4 mil estudiantes en el Zócalo para hacer guardia, lo cual es un acto ilegal y origina trastornos al resto de la población.

En el Zócalo se encendieron las hogueras. Fuimos a comprar tortas para la guardia. Los de la guardia se pusieron a cantar La Adelita, corridos, el de Cananea.

Dejar en el Zócalo una guardia en espera del diálogo político. Esa medida la habíamos convenido previamente y la gente iba preparada para el caso con cobijas y utensilios de cocina. Después de terminado el mitin y mientras se instala el campamento y se inicia la guardia, el ambiente es de fiesta, y los estudiantes organizan bailes y rondas mientras pasa la noche.

“Los agentes de la DFS infiltrados en el movimiento se apoderaron del micrófono instalado en el autobús insignia. Desde ahí, incitaron al pueblo a la rebelión, insultaron al presidente de la República llamándole ‘chango’ y le exigieron diálogo público… que debería realizarse en ese lugar”

 

 

Durante el mitin se leyó un texto hecho en el seno del Consejo Nacional de Huelga, dicienndo  que estábamos dispuestos a iniciar el diálogo en un lugar amplio, como el Palacio de Bellas Artes o el Palacio de los Deportes. Fue cuando la gente comenzó a gritar ‘¡Zócalo!’

¿Qué fue lo que hice?  llamar a la multitud y decir ‘vamos a votar’, con la esperanza de que después en las escuelas, ya discutido esto, viéramos su inoperancia y convenciéramos a las bases de que no era prudente.

 

 

 

Durante el mitin  Sócrates Campos Lemus, otra vez dueño del micrófono,  preguntó a la multitud de un millón de personas ¿en dónde quería el diálogo público? , cientos de miles de gargantas corearon ¡Zócalo! ¡Zócalo! .

Sócrates ha decidido que estaba bien, y puso fecha: nos quedaríamos aquí hasta el 1o. de septiembre. El diálogo público tendría lugar en esas condiciones y con el presidente en persona. Tal resolución tenía un solo defecto: un millón de personas no iban a esperar cuatro días de pie aunque hubieran gritado ¡Zócalo! cuando Sócrates preguntó dónde querían el diálogo. Se dejó una guardia de 5 mil estudiantes que ya no representaban ningún problema si el gobierno decidía usar la fuerza para desalojarlos

 

 

 

Fue una de las manifestaciones más tumultuarias. La gente iba muy enardecida. Muchos jóvenes se treparon a las ventanas del Palacio Nacional y otros trataban de derrumbar las puertas, las pintarrajearon.

 

La marcha estudiantil inició a las 17 horas del Museo Nacional de Antropología e Historia. Participaron 80 mil “elementos”, entre estudiantes, padres de familia y vendedores ambulantes. Se desplazó por Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, Cinco de Mayo y Plaza de la Constitución. Lanzaron insultos a las autoridades e izaron un lienzo rojinegro en el asta monumental. Un grupo de estudiantes hizo repicar las campanas de la Catedral, en tanto que otros grupos pintarrajeaban las paredes de Palacio Nacional y lanzaban insultos a las autoridades.

 

Una madre de familia que dijo un discurso totalmente incendiario y emotivo:

Señor presidente, si usted quiere más sangre, nosotras, las madres mexicanas, estamos dispuestas a seguir pariendo hijos hasta que usted los aprenda a respetar.

Sabemos que las autoridades podrían terminar de inmediato con todos los problemas aceptando nuestro pliego petitorio que ha sido aprobado por la aclamación en la Magna Asamblea del 13 de agosto, y que ratifica esta segunda Asamblea Libre y soberana del Pueblo, esta noche del 27 de agosto de 1968.

Durante mitin en el zócalo:

El movimiento estudiantil –nuestro movimiento- ha conquistado ya grandes triunfos. El hecho mismo de que estemos ahora aquí, reunidos pacíficamente, es uno de ellos. También hemos roto los diques de la ignominia de la prensa, la radio y la televisión que habían levantado para evitar que las voces más conscientes de nuestro pueblo llegarán a éste y lo despertaran de su letargo de tantos años. Ha surgido la nueva prensa: la prensa de los volantes y los camiones.

Un grupo de estudiantes sube a la catedral. Han encendido las luces y doblan las campanas, mientras una  bandera rojinegra ondea en el asta bandera del Zócalo.

Comité de lucha de la UNAM
27 de agosto 6:40 pm

El Comité de Lucha de la Facultad de Ciencias al Pueblo de México:

Los estudiantes unidos luchamos hoy concretamente por la resolución a seis demandas en un movimiento que inquietó a toda la sociedad, ya no tanto por el carácter particular de las demandas sino por lo significativo que resultan las soluciones positivas buscadas: ya que se intenta reivindicar los ideales de hombres justos que en el pasado buscaron sólo el beneficio del pueblo.

Prensa
27 de agosto 6:30 pm

Más de 400 mil personas asisten a la marcha. Comenzó su trayecto en el Museo de Antropología y pasó por Paseo de la Reforma. Al llegar a la embajada estadounidense una valla de estudiantes de la Facultad de Medicina de la UNAM cuida que no haya actos de provocación.  Se gritan consignas contra la prensa al llegar al cruce de Reforma y Bucareli. Los contingentes avanzan por 5 de mayo, donde son aplaudidos por la gente; desde los edificios les lanzan papel picado. En ese ambiente la marcha llega al Zócalo, donde comienza el mitin.

 

Consignas que se gritan en la marcha de hoy:

Soldado, no dispares, tú también eres el pueblo.

Nada con la fuerza, todo con la razón

Obrero, destruye tu sindicato charro

Únete pueblo, no nos abandones, únete pueblo, no nos…

En la marcha  gritan:

Inscripciones gratis para granaderos en los cursos de alfabetización.

¡Muera Cueto,  su perro Mendiola!

Libertad a los presos políticos

¡Bocón, sal al Balcón! ¿Dónde está tu mano tendida?

Cuando todo granadero

sepa leer y escribir

México será más grande

más próspero y más feliz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prensa
27 de agosto 5:05 pm

La marcha se inició a las 17:05 horas. En las avanzadillas van  jóvenes equipados con motocicletas, bicicletas y automóviles, con los que recorren varias veces en ambos sentidos el itinerario previsto. Despiertan la curiosidad de los viandantes, cuando no la abierta solidaridad.

 

Consejo Nacional de Huelga
CNH
27 de agosto 1:00 pm

“Ya no más porras injuriosas, olvídense de los insultos y de la violencia, no lleven banderas rojas. No carguen pancartas del Che, ni de Mao ¡Ahora vamos a llevar las figuras de Hidalgo, la de Morelos, la de Zapata, pa’ que no digan! ¡Son nuestros Héroes! ¡Viva Zapata! ¡Viva!”

Sobre la marcha de hoy.

Memorándum al Capitán del Segundo Cuerpo de Infantería :

1.- No abastecer armas

2.- Calar

3.- No llegar a la violencia si ésta no es necesaria

4.- Se hará fuego únicamente a órdenes del  mando y hasta que haya cinco muertos por arma de fuego

5.- Aunque haya disparos de parte de los estudiantes, no se hará fuego

6.- Se buscará el combate cuerpo a cuerpo sin emplear el arma blanca

7.- El personal militar que se encuentra entre las filas de los estudiantes portará un botón amarillo con una coma invertida de color dorado, debiendo tener especial cuidado para que estos elementos no vayan a ser agredidos por personal a sus órdenes

8.- Actuar con mucha calma empleando al máximo el convencimiento para hacer que el personal de estudiantes desaloje la Plaza de la Constitución o Zócalo.

Ignacio Chávez
Ex-rector de la UNAM
27 de agosto 10:30 am

Le he escrito a mi colega Alfonso Gavilán respecto  movimiento estudiantil:  “En medio de este conflicto, que comenzó por actos de barbarie, lo mismo de un lado que de otro, está surgiendo, o bien puede surgir, alguna cosa noble y de mayor altura, como es la de enfrentarse de verdad con problemas nacionales que están pidiendo a gritos su compostura: corrupción política, autoritarismo ilimitado, ejemplos deplorables, como usted dice, de predicar una cosa y practicar la contraria, etcétera (son varios los etcétera que habría que poner).”