#En2018, esta tarde se presentó la conferencia magistral: La CIA y el 68, impartida por el columnista Sergio Aguayo y la investigadora estadounidense Kate Doyle, dentro del Coloquio Internacional M68, Ciudadanías en Movimiento.

Durante la plática, comentaron sobre cuál fue el papel de las agencias de inteligencia durante el Movimiento Estudiantil de 1968 así como la relación de los jefes seguridad con el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz.

Conoce más sobre las conferencias del ColoquioM68 en: memorial68.com.mx

Prensa
11 de septiembre 8:00 pm

El periódico El Día reporta que la Organización Continental Latinoamericana de Estudiantes (OCLAE) apoya al movimiento estudiantil mexicano. Sostiene que los estudiantes del país han sido víctimas de atropellos indignantes que han estremecido la sensibilidad de todos los jóvenes de América Latina. Y condena las acciones represivas de las fuerzas armadas y el allanamiento de centros culturales.

 

Carlos Monsiváis
Periodista y cronista
11 de septiembre 7:00 pm

Por la irresponsabilidad de un chofer y las pésimas condiciones de los autobuses, el 8 de septiembre se estrelló un camión de la línea México-Xochimilco. Diez muertos y 30 lesionados. El mismo día, mujeres de Topilejo organizaron el secuestro de autobuses para obligar al pago de indemnizaciones. En la plaza se reunieron topilejeños y campesinos de poblados cercanos. Lo que ha pasado todavía los estremece.

De luto se va en Topilejo a la rebelión. Se desconoce al comisariado ejidal y hoy los pobladores deciden apoyar a los estudiantes. Éstos les ofrecen apoyo jurídico y víveres. ¡Larga vida a la amistad eterna entre Topilejo y Ciudad Universitaria!.

Prensa
11 de septiembre 5:00 pm

De acuerdo con el periódico El Día unos 4 mil estudiantes, profesores y trabajadores del Instituto Politécnico Nacional realizan esta tarde un mitin en la Plaza del Carillón, en el Casco de Santo Tomás. Los alumnos insisten en que para solucionar el conflicto es necesario el diálogo público a fin de que el pueblo conozca lo que se discute. “El estudiantado –añadieron- no claudicará ante las presiones del gobierno, ni ante las intromisiones del MURO, el rector de la UNAM y el director del Politécnico”.

 

Las agresiones policíacas y militares provocaron que los estudiantes fueran belicosos; el entreguismo de las autoridades estudiantiles, indisciplinados; y los mitos reinantes, destructores. Demostraron que ser estudiante no sólo obliga la asistencia puntual a clases ni el estudio concienzudo de un libro de texto, sino que hay una obligación de encontrar la vinculación a los anhelos del pueblo para convertirse en el más temible portavoz de sus aspiraciones.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
11 de septiembre 1:00 pm

Las peticiones universitarias fueron satisfechas por el primer mandatario en el Informe de Gobierno del 1° de septiembre. Sin embargo, en lo que toca a las peticiones del movimiento estudiantil, la respuesta fue tajante en cuanto a cerrar las puertas al diálogo que se le pedía. Los estudiantes tomaron las palabras presidenciales como una conminación o como una amenaza para que cesaran en las actividades que ellos llaman democráticas. Decidieron seguir con más ahínco, incluso con mayor violencia, por lo menos verbal, su movimiento ya emprendido.

Heberto Castillo
Coalición de Maestros
11 de septiembre 12:00 pm

Durante mi discurso en el mitin de hoy en CU dije que el movimiento no es puramente estudiantil, sino popular.  El objetivo que pretende conquistar es que el pueblo de México se desarrolle en un clima democrático.

Y con respecto al mensaje del rector Javier Barros Sierra en el punto en el que llama a la responsabilidad de los universitarios, pregunté:  ¿Y qué es lo que hemos hecho desde el 26 de julio, sino ser responsables?.

 

 

En el mitin de hoy en CU, Guevara Niebla dijo en su discurso que “existe la obligación por parte del rector de seguir en la lucha y comprometerse a no dejar de pedir la solución del pliego petitorio. Señaló que, por otra parte, nadie debe renunciar ya que esto, junto con el hecho de permitir que una sola escuela entre a clases, entregaría el Movimiento, el cual no puede ser detenido ya por nadie. Únicamente serán los estudiantes quienes determinen cuándo, cómo y por qué  se levante el movimiento”.

El mensaje es claro: no habrá regreso a clases, pero tampoco queremos renuncias. El Movimiento Estudiantil busca la mayor unidad a pesar de las evidentes diferencias con el rector y su gente.

 

El movimiento estudiantil se inició como una querella callejera entre bandas rivales adolescentes. La brutalidad policíaca unió a los muchachos. Después, a medida que aumentaban los rigores de la represión y crecía la hostilidad de la prensa, la radio y la televisión, en su casi totalidad entregadas al gobierno, el movimiento se robusteció, se extendió y adquirió conciencia de si. En el transcurso de unas cuantas semanas apareció que los estudiantes, sin habérselo propuesto expresamente, eran los voceros del pueblo. Subrayo: no los voceros de esta o aquella clase, sino de la conciencia general.

 

Prensa
11 de septiembre 11:00 am

El diario El Día informa que entre 7 mil y 8 mil estudiantes acudieron a un mitin que se celebró en la explanada de Rectoría de la UNAM. Los oradores refrendaron la decisión de mantener la huelga a pesar del llamado del rector para regresar a clases.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
11 de septiembre 10:00 am

En mi mensaje exhortaba a los universitarios a regresar a sus labores docentes, alegando que ya la huelga no era un medio eficaz para sostener sus peticiones, habida cuenta  de las afirmaciones del presidente de la República en su informe del 1 de septiembre. La respuesta de los estudiantes fue, desde luego, negativa aunque respetuosa, y la de la Coalición de Maestros, a través de una comisión representativa de ellos que me entrevistó  –que habían apoyado a los estudiantes en su negativa a retornar a clases y que lo hacían por convicción– no era, en absoluto, un acto hostil hacia las autoridades universitarias,

 

Consejos Técnicos de diferentes escuelas y facultades de la UNAM  publicaron desplegados en el que informan que sesionaron en sus respectivos planteles con el propósito de analizar el llamado del rector Javier Barros Sierra para regresar a “la normalidad de la vida universitaria”.  La mayoría acordó sumarse a dicho llamado y señalan que el reinicio de las clases se realizará el próximo 17 de septiembre. Aclaran que no se oponen a los ideales ni a la lucha cívica de los estudiantes, siempre que lleven a cabo dentro de los cauces legales y sin afectarlas las labores académicas.

Les dejo como ejemplo el desplegado de la Facultad de Medicina.

El diario Excélsior destaca en sus ocho columnas la decisión del movimiento estudiantil de seguir con la huelga a pesar del llamado del rector Javier Barros Sierra a regresar a clases.

Ahí se las dejo: