Carlos Monsiváis
Periodista y cronista
14 de septiembre 11:59 pm

Cerca de la medianoche, el cura ordena o autoriza el llamado a la acción: “Han venido a matar al sacerdote, a robarse nuestros santos. No creen en Dios. Son comunistas. Tenemos que defendernos, antes de que degüellen a nuestros hijos.

La lucha se precipita en pos de los jóvenes, y al linchamiento acude la mayoría de los seis mil habitantes del pueblo, con todo y viejos, mujeres y niños. Con hacha, machetes, palos, pistolas y escopetas ejecutan a tres excursionistas y al campesino que los hospedó. Los que se salvan le deben la vida a la llegada del ejército y la policía

Los vergonzosos crímenes de San Miguel Canoa, se dieron en este clima de satanización y condena de los estudiantes en general y de la manipulación de los sentimientos patrióticos y religiosos del pueblo por supuestos actos de agravio y profanación de símbolos e imágenes, se dieron los vergonzosos crímenes de San Miguel Canoa.

Un grupo de trabajadores y estudiantes de la Universidad de Puebla que se dirigían a escalar el volcán La Malinche, fueron atacados con piedras y piedras por la gente de San Miguel Canoa, invitados por el párroco del pueblo. Dieron muerte a cuatro personas y a otra la dejaron paralítica.

 

Carlos Monsiváis
Periodista y cronista
14 de septiembre 11:58 pm

El día de hoy un grupo de excursionistas, empleados de la Universidad Autónoma de Puebla, llegó a Canoa en busca de hospedaje, ya que al día siguiente escalarían la montaña de La Malinche. Un campesino los alojó. Convencido de la maldad intrínseca de los estudiantes, , el cura del pueblo, Enrique Meza Pérez , deliberó su teoría de la conjura.

“Tenemos que estar alerta, porque un día de éstos llegará el diablo para implantar el comunismo”.

Consejo Nacional de Huelga
CNH
14 de septiembre 4:00 pm

No regresaremos a clases el martes, como se había propuesto y lo haremos únicamente cuando el problema sea resuelto por las autoridades mediante la aceptación del diálogo público.

Luego de la demostración de unidad de toda la base estudiantil que respondió en la marcha silenciosa y en el mitin, no cederemos ante la presión de las autoridades y continuaremos el movimiento hasta la resolución total de los 6 puntos del pliego de peticiones.

 

Fragmentos de la respuesta a la carta dirigida al presidente de la república:

Sr. Marcelino Perelló Valls:

Ciudad Universitaria, México, D.F.

Me permito aclararle que no queda a la libre voluntad de los funcionarios modificar nuestras instituciones, sino que, por el contrario, están obligados a respetarlas y a acatar las leyes que nos rigen.

Como no se establece claramente la relación que su solicitud pueda tener con la celebración de los Juegos de la XIX Olimpiada, para el caso de que su intención sea amenazar con actos que tiendan a impedirlos o estorbarlos, le reitero la decisión del Gobierno de hacer uso de los recursos legales para que puedan efectuarse normalmente los Juegos, así como la firme resolución de defender el derecho que tiene el pueblo mexicano para realizar en su suelo el <evento deportivo cultural más importante del mundo>, como usted mismo lo llama, y lograr que nuestra Nación cumpla, con decoro, el compromiso internacional que libremente contrajo.

Atentamente, el Oficial Mayor Lic. Jorge Heredia Fernández.

Envíe una carta al presidente de la República invocando el derecho de petición para lograr el diálogo público, gobernación responde así:

“El artículo octavo constitucional que usted invoca, establece la forma en que ha de ejercerse el derecho de petición y en que las autoridades han de cumplir sus obligaciones correlativas. Peticionarios y funcionarios debemos atenernos a dicho precepto. Las dependencias de Gobierno Federal, de acuerdo con sus respectivas competencias legales, están en disposición de resolver, conforme un derecho, las demandas concretas que se les formulen. El diálogo público puede legalmente realizarse en términos del propio mandato constitucional, si a las peticiones escritas y a los acuerdos, también escritos, que dicten las autoridades, se les de difusión pública.”