La burguesía mexicana, incapaz de comprender un proceso histórico donde su propia cabeza ha de representar el mismo papel que la de Luis Capeto en la revolución francesa  optará casi seguramente por la carta de la represión, la más primitiva, la más torpe y más contraproducente de las providencias, aunque también sea la más favorecida por las clases cuyas reservas históricas de existencia han terminado por agotarse.

Heberto Castillo
Coalición de Maestros
15 de septiembre 11:05 pm

He dado el grito, agregando a los vítores a nuestros héroes, el aplauso a la lucha que por su liberación dan los pueblos oprimidos del mundo.

Como en todo 15 de septiembre, se veía sobresalir a los vendedores de banderas y a los de algodón de azúcar entre la multitud. Los compañeros que atendían las cafeterías expropiadas desde agosto se apresuraron a hacer la competencia a las buenas mujeres que instalaron su brasero al pie del cubo de lámina.

Es la noche del “grito” de Independencia que se celebra en todo el país, pero esta vez se ha convertido en algo muy diferente para nosotros.

Heberto Castillo
Coalición de Maestros
15 de septiembre 7:05 pm

Hay gran entusiasmo, música de varios grupos, convivencia entre estudiantes, profesores, investigadores, trabajadores y padres de familia.

Carlos Monsiváis
Periodista y cronista
15 de septiembre 6:05 pm

Ciudad Universitaria le da rienda suelta a su inexplorada vocación de kermesse, hay confeti y serpentinas y huevos de harina y mascaritas y una vivacidad alumbrada por el choteo y la gana de ver en cualquier pareja la reedición de la Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez y el patriota Ignacio Allende.

Heberto Castillo
Coalición de Maestros
15 de septiembre 12:05 pm

El Consejo Nacional de Huelga, por conducto de Marcelino Perelló, me invitó a dar el grito esta noche, en la celebración que se realizará en C.U.

Bajo la amenaza constante de que habría invasión militar, los miles de estudiantes que vivían en Ciudad Universitaria organizaron una gran fiesta patriótica. Los integrantes del CNH aprobaron que Heberto Castillo, como profesor universitario y politécnico, quien diera el grito de Independencia .