Compañeros de la Escuela de Economía del Poli, informan que a las doce no hay  un solo detenido, los granaderos han agotado sus provisiones de armas, y han muerto dos de ellos. Se pusieron a disparar. Vieron granaderos disparando con pistola

Durante el enfrentamiento entre  granaderos y estudiantes de la vocacional 7 se suscitó un incidente grave. Un militar que andaba de civil, de apellido Urquiza, intentó llegar a su casa en Tlatelolco, y vio que unos granaderos golpeaban a su madre. El tipo sacó su pistola y mató a los dos granaderos de nombres  Julio Adame González, quien murió el mismo día, y Miguel Llamas González, quien murió en la madrugada del 24 de septiembre.

Los granaderos continúan lanzando granadas de gases sobre la Unidad Tlatelolco, siendo atacados por los vecinos que les arrojan botellas. Continúa el personal de las cruces roja y verde sacando gente desmayada del edificio.

Algunos granaderos tratan de introducirse y detener a algunas personas. Se calcula que han disparado aproximadamente 150 granadas sobre el edificio No. 11 (ISSSTE). La gente de los edificios continúa gritando ‘asesinos, hijos de Díaz Ordaz.

Prensa
21 de septiembre 8:30 pm

Informa Excélsior sobre los recientes enfrentamiento entre estudiantes y granaderos en Tlatelolco:

La refriega en la Unidad Nonalco-Tlatelolco se inició cuando varios transportes de granaderos dispersaron a los grupos estudiantiles que se encontraban a lo largo de la Prolongación de San Juan de Letrán, frente a la Vocacional 7, entre las calles de Nonoalco y Manuel González.

Se inició un contraataque de los estudiantes, que lanzaron bombas “Molotov”, piedras y toda clase de proyectiles, la constatación no se hizo esperar. Se escucharon varias detonaciones por disparo de bala, fueron bombardeados con gases lacrimógenos.

Varios transportes de granaderos entran en acción lanzando cartuchos de gases lacrimógenos. Los estudiantes contestan la agresión con bombas molotov, piedras, botellas y se escuchan algunos disparos de arma de fuego.

Las balas atraviesan fácilmente las paredes, hechas de material plástico. Con descargas de gases son bombardeados los edificios cercanos. Los habitantes de la unidad responden a los atacantes: las mujeres calientan agua que arrojan hirviendo desde las ventanas, en las calles vecinas varios vehículos del DDF son incendiados.

Hace unos minutos empezó un encuentro entre estudiantes y granaderos en las cercanías de la vocacional 7, situada en la Unidad Habitacional de Tlatelolco.

Hay intercambio de piedras y bombas molotov contra gases lacrimógenos y armas de fuego. Llegaron nuevos refuerzos para los granaderos y los estudiantes tuvieron que refugiarse en los departamentos cercanos. La población de Tlatelolco ya en otras ocasiones ha prestado ayuda y volvieron a darla.

A las 6:30 llegaron los granaderos, concentraron su ataque sobre la Vocacional 7,  todos salieron a los alrededores o a los edificios. En la Vocacional se quedaron aproximadamente dos personas, pero los granaderos no entraron a la Vocacional, porque estaban parapetados en los edificios, para cuando llegaran los atacaran por todos lados.

 

Mañana comenzaremos a consignar y a solicitar la orden de aprehensión contra los que, no obstante, su libertad, les resulte. Se da por hecho, según informes de las autoridades, la consignación del ingeniero Manuel Marcué Pardiñas y a Eli de Gortari.

 

Numerosas brigadas de escuelas del IPN se trasladan para auxiliar a los compañeros en la defensa de su escuela. Se establecen comunicaciones permanentes con otras escuelas; fabricación de bombas molotov mejoradas, usos de hondas, transporte de ayudas y hasta enfermerías y ambulancias propias.

Los compañeros de la Voca 7 saben  que otra vez vendrán los granaderos. Se están preparando desde la mañana para enfrentarlos. Consideran que la represión no tiene posibilidades si es a través del enfrentamiento.

En la Vocacional 7, confeccionan bombas molotov y las suben a los techos de Tlatelolco. Han concurrido estudiantes de prácticamente todas las escuelas.

Prensa
21 de septiembre 2:00 pm

Novedades Diario de la Tarde informa:

Hasta hoy por la mañana han recobrado su libertad 287 de los detenidos en la Ciudad Universitaria y en los disturbios ocurridos en distintos rumbos de la capital. El licenciado José Zib Cardoso, subprocurador del Distrito, anunció que pronto saldrán libres otros estudiantes y maestros.

En la Jefatura quedaron libres 51 después de que se les amonestó severamente, y 141 en Lecumberri. Muchos fueron enviados a un juez calificador que les impuso multa hasta de 100 pesos por haber participado en alteraciones al orden público.

 

Hasta el día de hoy, el Ejército continúa en Ciudad Universitaria. Les comparto la imagen:

Consejo Nacional de Huelga
CNH
21 de septiembre 10:35 am

Rechazamos que seamos nosotros los que hemos implantado la ola de violencia… ésta la ha implantado el propio gobierno por su negligencia y al echarnos encima las tropas. Ésta es el diálogo público que hasta ahora nos ha ofrecido.  Por tanto, no hemos tenido otra alternativa que insistir en nuestras demandas.

 

Consejo Nacional de Huelga
CNH
21 de septiembre 10:30 am

Prometemos una tregua de paz si el ejército abandona Ciudad Universitaria y la policía libera a todos los estudiantes y demás gente del pueblo que fue detenida tan arbitrariamente por el ejército al tomar nuestra Universidad.

Jamás aceptaremos el reto de los soldados ni de los granaderos, para que nos lancemos con verdadera violencia contra ellos… pero que no se atrevan a tocar al rector.

Prensa
21 de septiembre 7:00 am

Excélsior informa sobre ataque a la Vocacional 4:

Durante la madrugada, varios individuos no identificados que viajaban en automóviles sin placas penetraron en la Escuela Vocacional 4, de avenida Observatorio 830 y después de golpear a una veintena de huelguistas que se encontraban allí de guardia, se dieron a la tarea de destrozar parte del mobiliario.

Los desconocidos, que tardaron unos cinco minutos en su destructiva labor, prendieron fuego a una gaveta del archivo, causaron daños en el auditorio y dispararon varias ráfagas de ametralladora contra los cristales del plantel.