Alfonso Corona del Rosal

Regente del Departamento del Distrito Federal

El joven mexicano es noble, accesible, comprende los problemas y sabe escuchar los planteamientos que se hacen para buscar soluciones. Los problemas aquí los ha generado una minoría que ha dispuesto de amplios recursos económicos.

Algunos estudiantes han sido pagados por elementos extraños para que quemen camiones y cometan todo tipo de condenables depredaciones. Ninguno de ellos podría ser considerado como verdadero mexicano, han traicionado a México, a su historia, a sus tradiciones, a lo que nos es propio.

Invito a los jóvenes a meditar en una acción revolucionaria, para que se desarrolle en un ámbito de paz y tranquilidad de nuestro país.

La juventud debe ser revolucionaria, pero estudiosa y preparada para ponerlos pies en la realidad.

 

Reitero las palabras que dije en la entrevista con Pedro Ferriz:

Ningún mexicano podemos dejar de tener fe en nuestra juventud, porque dejar de tener fe en nuestra juventud es dejar de tener fe en el futuro de nuestra patria. Creo que los adultos, los hombres maduros, los hombres viejos, no debemos ser nunca un obstáculo a las ansias, a los anhelos, a las esperanzas de la juventud; por el contrario, debemos ayudarlos a resolver sus problemas.

“¿A quién favorece el desorden de nuestra patria? ¿A ustedes? ¡A nadie! Y a quien más perjudica es a los pobres”.

(Declaración hecha durante el aniversario de la Sección de Limpia y Transporte del Departamento del Distrito Federal)

Dr. Guillermo Massieu

Director del Instituto Politécnico

Respecto a las peticiones hechas a este Departamento por grupo de estudiantes, bajo su muy acertada dirección, con la mayor atención ruego a usted sea conducto para hacer llegar a los alumnos nuestra respuesta.
En contestación a los puntos en que se solicita la destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea Cerecero y del teniente coronel Alfonso Frías, considero justo e indispensable que previamente se determine la culpabilidad que pueda tener cada uno de ellos. La autoridad, quien quiera que sea el que la ejerza, no puede sancionar a ninguno de sus elementos sin justificación y sin pleno apoyo legal. Al efecto, consideramos conveniente la integración de una comisión ajena a la Jefatura de la Policía, compuesta por representantes de este Departamento, maestros y alumnos de este Instituto en la forma en que usted determine, interesados en esclarecer la verdad de estos penosos incidentes…

Lic. Alfonso Corona del Rosal

Regente del Departamento del Distrito Federal

Hoy, durante un evento con trabajadores del servicio de limpia de la ciudad, en conmemoración del día del barrendero:

La violencia estalló porque había un plan para agitar, porque había un plan para destruir la tranquilidad. El sábado 27, todo el día ¿recuerdan ustedes?, fueron colocados autobuses en diversas partes para establecer  barricadas… ¿Y quiénes son los perjudicados? Ustedes son los perjudicados. Cuántos de ustedes no encontraron ya camiones para ir a sus trabajos o regresar a sus casas, o para que fueran sus hijos a las escuelas o las señoras a los mercados. Porque cada camión que se incendia deja de transportar al día a mil humildes pasajeros. No son los ricos los que les perjudican con eso, son ustedes, los pobres, que viajan en camión, los que no tienen recursos económicos.

De no haber intervenido el Ejército, se hubieran tenido que lamentar muchas muertes. México necesita tranquilidad, paz, unidad y trabajo, y a nadie favorece el desorden en nuestra patria, salvo a los enemigos de México, de dentro y de fuera. Los agitadores han estado esgrimiendo muchas mentiras con el propósito de desorientar a la opinión pública. Una de ellas ha sido que hubo muchos muertos en los disturbios y que se han ocultado. No ha habido un sólo muerto.

En conferencia de prensa en el Departamento del Distrito Federal se ha informado que esta madrugada hemos llamado al ejército basados en la razón, de acuerdo con los intereses de la colectividad y con apego a la ley.  No ha habido muertos y el ejército se retirará de las zonas ocupadas en cuanto retorne la normalidad.