Arturo Martínez Nateras

Secretario general de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED)

Después de esa nueva agresión en Palma y 5 de Mayo, los estudiantes nos reconcentramos en el Hemiciclo a Juárez. Ahí se organiza un nuevo mitin y se acuerda disolver la manifestación y organizar protestas en las escuelas. Entonces, cerca de mil granaderos lanzan otro ataque.

Al terminar la manifestación convocada por la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED), cuando se celebraba el mitin en el Hemiciclo a Juárez, llegaron por avenida 5 de mayo unos 5 mil estudiantes del Poli que previamente se dirigían al Zócalo y fueron reprimidos por la policía. Vinieron a pedir apoyo. Y se les dio. Cuando el contingente de las dos manifestaciones se dirigía otra vez al Zócalo se produjo una nueva y salvaje agresión en Palma y 5 de Mayo.

 

La mecha arde. Los compas del IPN se movilizan y fuerzan la convocatoria de una manifestación de la FNET. Charlamos con Genaro Alanís, el líder de la Voca 5, y convenimos proponer la unificación de las dos manifestaciones. La fracción comunista en el Comité Ejecutivo de la Federación de Estudiantes Técnicos  infructuosamente hace lo propio. El localito de la CNED, en Córdoba 96, es insuficiente para alojar a los participantes en la reunión de esta noche. Los muchachos resuelven mantener las dos marchas. Los del IPN presionaran dentro de sus contingentes a favor de mantenerse en el primer cuadro de la ciudad.