Javier Barros Sierra

Rector de la UNAM

Los estudiantes publicaron, de una manera dispersa, listas de desaparecidos y esas listas fueron sistemáticamente refutadas por gacetilleros, mal llamados periodistas, al servicio aparente de los diarios, pero en realidad del gobierno federal a través de las nóminas, sobre todo de una secretaría de Estado que se encarga de los asuntos políticos.

Después de recibir la noticia, por parte de Gastón García Cantú, sobre los hechos ocurridos en Tlatelolco, busqué comunicación telefónica con el presidente Gustavo Díaz Ordaz. Me dijo que había habido algunos heridos y muertos, pero en pequeño número; sin embargo, después tuve informes más amplios, mostrando, en su verdadera dimensión, lo que había sido aquello: de magnitud catastrófica.

Volví a lograr comunicación con el presidente. Entonces me dijo que, infortunadamente, se había podido comprobar que era bastante mayor el número víctimas.

Archivo fotográfico Francisco Xavier Clavigero, IBERO

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
30 de septiembre 9:30 pm

En plática sostenida con líderes estudiantiles:

Mi posición es perfectamente definida: Si insiste en que no se me aceptará la renuncia […] tiene que ser a cambio de compromisos por parte de los universitarios […] el compromiso de respetar los bienes patrimoniales, las instalaciones de la Universidad, porque, como todos sabemos, se han cometido ciertos abusos explicables por la represión de que eran objeto […] .

Los lideres estudiantiles aceptaron de buen grado ese convenio; un pacto de caballeros, puesto que no se escribió ningún protocolo.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
30 de septiembre 9:00 am

Yo propuse que el gobierno, concretamente el Presidente de la República, designara delegados previniendo que esto pudiera ser en distintos niveles, de acuerdo con el avance de las conversaciones […] Propuse a los licenciados Jorge de la Vega Domínguez y Andrés Caso, que fueron aceptados de inmediato por el presidente […] A ellos se les encomendó que conversarán con los estudiantes a efecto de negociar.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
27 de septiembre 2:30 pm

A algunos funcionarios del gobierno les desagradó que usara el verbo “demandar” en mi declaración de ayer por la noche. Dicen encontrar ese verbo demasiado enfático o enérgico. A mí me parece que la palabra fue estrictamente la correcta: demando la desocupación militar de los recintos de la Universidad. Me parece que corresponde enteramente a las circunstancias.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
27 de septiembre 9:20 am

Esta mañana me reuniré en Casa del Lago con maestros y directivos de las distintas dependencias de la Universidad para tratar los siguientes temas:

La salida del ejército de Ciudad Universitaria.

El regreso a las actividades académicas.

El reajuste del calendario escolar para que los estudiantes no pierdan el año.

Con la esperanza de llegar a acuerdos satisfactorios, éstos serán propuestos a la comunidad universitaria, quienes podrán hacer las sugerencias que crean convenientes.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
26 de septiembre 9:00 pm

Éste es un extracto de la carta que envié a la Junta de Gobierno de la UNAM:

“He decidido no abandonar el cargo que se me refrenda ahora, convencido una vez más de que este puesto implica el más alto honor y la mayor responsabilidad que pueda recibir un universitario… nuestras tareas inmediatas serán:

Restablecer el orden universitario. demandar al gobierno la desocupación de nuestros recintos por las fuerzas militares.

Reanudar cuanto antes las labores de investigación, las culturales, las administrativas y las de planeación.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
26 de septiembre 1:00 pm

Inicio una reunión con integrantes del Consejo Nacional de Huelga, donde intercambiaremos puntos de vista.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
25 de septiembre 10:15 pm

Quiero recordar que el carácter de mi dimisión es irrevocable, sin embargo, ante las expresiones de apoyo que he recibido, evidentemente hay que revisar si las condiciones son válidas para reasumir el cargo, y tener en cuenta las garantías que se ofrecen, algunas de las cuales corresponde proporcionar a los universitarios.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
25 de septiembre 6:00 pm

El presidente del PRI, Alfonso Martínez Domínguez, buscó un acercamiento conmigo… sirve de intermediario entre el presidente del país y yo.

Sostuve ante él –y así seguramente se lo transmitió al licenciado Díaz Ordaz– cuál es mi posición, que no es otra que la de defender la institución a mi cargo por todos los medios posibles y no aceptar calumnias ni agresiones que yo no estoy dispuesto a tolerar.

Han salido desplegados de diversas agrupaciones de que como rector debo responder, antes de irme, a una supuesta malversación de fondos.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
24 de septiembre 6:00 pm

Hoy en mi casa sostuve una reunión con miembros del Consejo Nacional de Huelga. Dan por seguro que no se aceptaré mi renuncia y dieron un apoyo a las autoridades universitarias en cuanto a su actitud a lo largo de este conflicto. Estiman —así me lo expresaron de una manera muy  abierta—que soy la única persona que puede servir para establecer el diálogo que ellos vienen buscando con el gobierno. Yo les contesté que si la solución es la no aceptación de mi renuncia, muy gustosamente me encargaría de esa misión, pero también les hice notar que de no aceptarse la renuncia y retornar a la Ciudad Universitaria tendrían que no seguir abusando de las instalaciones y de los bienes de la Universidad a efecto de que no se pudiera nuevamente usar como pretexto de sus actividades para otra ocupación militar o un nuevo atropello a la institución.

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
22 de septiembre 8:10 pm

“Repetidamente dijimos a los jóvenes que debían seguir, en sus luchas, los caminos de la razón, de la ley y del diálogo, sin incurrir en provocaciones ni en actos violentos. En esa tarea nos tropezamos con la incomprensión y aun con el encono de algunos, tanto adentro como afuera. Ojalá, dicho sea de paso, que los estudiantes recapaciten ahora en su conducta y contribuyan, en la parte que les toca, a que se restablezca la tranquilidad pública, marco indispensable para el avance de la democracia y de la justicia de México”.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
22 de septiembre 8:05 pm

“Ustedes conocen sobre los últimos hechos que han afectado a nuestra Casa de Estudios. Sin necesidad de profundizar en la ciencia jurídica, es obvio que la autonomía ha sido violada, por habérsenos impedido realizar, al menos en parte, las funciones esenciales de la Universidad. […] Me parece importante añadir que, de las ocupaciones militares de nuestros edificios y terrenos, no recibí notificación oficial alguna, no antes ni después de que se efectuaron”.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
22 de septiembre 8:00 pm

Entrego mi renuncia a la H. Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México:

“Estoy siendo objeto de toda una campaña de ataques personales, de calumnias, de injurias y de difamación. Es bien cierto que hasta hoy proceden de gentes menores, sin autoridad moral; pero en México todos sabemos a qué dictados obedecen. La conclusión inescapable es que, quienes no entienden el conflicto ni han logrado solucionarlo, decidieron a toda

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
19 de septiembre 12:00 pm

Tras la ocupación de Ciudad Universitaria por parte del Ejército se realizaron reuniones en la Casa del Lago con directores de escuelas y facultades y autoridades universitarias. Se hicieron comentarios más o menos amplios sobre la gravedad de la situación, sobre la actitud que debían observar las autoridades universitarias, en general, manteniendo sobre todo el contacto, pese a las dificultades obvias, con el mayor número posible de profesores y de estudiantes de sus respectivas facultades y escuelas; es decir, sostener la comunicación y, mediante ello, la unidad de la institución.

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
19 de septiembre 11:00 am

Hablé no sólo con el secretario de Gobernación, sino con el presidente  de la República. Ellos insistieron mucho en que estaban dispuestos a devolver los recintos en cualquier momento si las autoridades universitarias así lo solicitábamos. Naturalmente yo me abstuve de hacerlo porque esto hubiera dado lugar a muy graves interpretaciones. Evidentemente, lo que convenía al interés universitario era que el gobierno mismo asumiera la iniciativa de desalojar Ciudad Universitaria (…)  Una petición formal y oficial para que fuera devuelta Ciudad Universitaria hubiera sido interpretada como un reconocimiento de haber tenido alguna participación en solicitar o sugerir, insinuar o aceptarla…

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
19 de septiembre 9:30 am

Por el hecho mismo de ser invadido por la fuerza pública un plantel universitario, se impiden las labores de la Universidad, ¿puede concebirse un modo más eficaz de impedir las labores de la institución?, Es decir, no sólo se vulnera  la autonomía de la institución, sino que la Universidad cumpla con sus funciones. En algunos casos no hay siquiera pretexto para allanarla, tal podemos afirmar de las preparatorias de Tacubaya y de Coapa, al ser ocupadas sin que mediara excusa de ninguna especie.

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
19 de septiembre 9:00 am

A mi protesta que tuvo el apoyo generalizado de todos los universitarios, el gobierno respondió con una declaración del secretario de Gobernación que puedo calificar de inconsistente y débil en cuanto a dar, ya no digamos una justificación ni siquiera una explicación más o menos aceptable, de los móviles del gobierno para efectuar esa infausta operación. El texto oficial de la declaración no hablaba en absoluto de subversión. Se hablaba en ella de una intervención en la cual se había procedido contra personas que posiblemente estuvieran cometiendo actos delictuosos dentro de la Ciudad Universitaria. Tal era la debilidad del argumento de ese infortunado texto.

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
19 de septiembre 7:15 am

En la madrugada de hoy, tras la ocupación militar de CU, celebré una reunión con directivos de la UNAM. Ahí leí un manifiesto:

“La ocupación militar de la Ciudad Universitaria ha sido un acto excesivo de fuerza que nuestra casa de estudios no merecía. De la misma manera que no mereció nunca el uso que quisieron hacer con ella algunos universitarios y grupos ajenos a nuestra institución.

Habrá que repetir que el conflicto estudiantil no fue engendrado por la Universidad. La atención y solución de los problemas de los jóvenes requieren comprensión antes que violencia. De las instituciones mexicanas y de nuestras leyes y tradiciones derivan instrumentos más adecuados que la fuerza armada.

Por otra parte, los universitarios que con arbitrariedad y obstinación hicieron uso de recintos y bienes de la Universidad para su acción política, reflexionarán ahora en el grave daño que han causado a su casa de estudios.

Así como apelé a los universitarios para que normalizaran la vida de nuestra institución, hoy los exhorto a que asuman, dondequiera que se encuentren, la defensa moral de la Universidad Nacional Autónoma de México y a que no abandonen sus responsabilidades. La Universidad necesita ahora más que nunca de nosotros. [..] La Universidad debe ser reconstruida, una vez más, porque es parte esencial de la nación. Los universitarios sabremos cumplir con este deber (…)”

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
18 de septiembre 11:45 pm

No puedo olvidar el impacto moral que me produjo el saber la noticia de la invasión a Ciudad Universitaria…Desagradables impresiones derivadas de la detención de numerosos profesores, estudiantes y hasta funcionarios de la Universidad. Hubo tres directores generales que estaban a esas horas en Ciudad Universitaria en el estricto cumplimiento de su deber: los de Servicios Sociales, Publicaciones e Información. Me impresionaron los relatos de cómo habían tratado las fuerzas militares a los que estaban en Ciudad Universitaria, haciéndolos tenderse en el suelo como si se tratara de delincuentes de alta peligrosidad y esto involucró inclusive a mujeres.

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
11 de septiembre 1:00 pm

Las peticiones universitarias fueron satisfechas por el primer mandatario en el Informe de Gobierno del 1° de septiembre. Sin embargo, en lo que toca a las peticiones del movimiento estudiantil, la respuesta fue tajante en cuanto a cerrar las puertas al diálogo que se le pedía. Los estudiantes tomaron las palabras presidenciales como una conminación o como una amenaza para que cesaran en las actividades que ellos llaman democráticas. Decidieron seguir con más ahínco, incluso con mayor violencia, por lo menos verbal, su movimiento ya emprendido.

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
11 de septiembre 10:00 am

En mi mensaje exhortaba a los universitarios a regresar a sus labores docentes, alegando que ya la huelga no era un medio eficaz para sostener sus peticiones, habida cuenta  de las afirmaciones del presidente de la República en su informe del 1 de septiembre. La respuesta de los estudiantes fue, desde luego, negativa aunque respetuosa, y la de la Coalición de Maestros, a través de una comisión representativa de ellos que me entrevistó  –que habían apoyado a los estudiantes en su negativa a retornar a clases y que lo hacían por convicción– no era, en absoluto, un acto hostil hacia las autoridades universitarias,

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
9 de septiembre 11:06 am

“No tratamos de oponernos a que profesores y estudiantes lleven adelante su lucha cívica, más no podemos estar de acuerdo con ninguna intransigencia, de donde quiera que provenga. La situación actual de la Universidad es delicada en extremo”

 

Javier Barros Sierra
Rector de la UNAM
9 de septiembre 11:05 am

Mediante comunicado el rector Javier Barros Sierra, pide a universitarios volver a la normalidad:

“Es necesario y urgente el retorno a la normalidad en la vida universitaria, lo que requiere la presencia activa de toda la comunidad.”

Categóricamente expresó que no sólo está en peligro la autonomía, sino, también ‘la vida misma de la Universidad Nacional’.  El rector señaló que en lo esencial las demandas del Consejo Universitario quedaron satisfechas por el presidente de la República, aunque algunos aspectos jurídicos se esclarecerán por las vías más adecuadas.