Luis Cueto Ramírez

Jefe de la Policía del Distrito Federal

La Jefatura de Policía cuenta con 10 mil hombres para garantizar la seguridad y la tranquilidad de los habitantes del Distrito Federal.

Los elementos de la Jefatura de la Policía ya están armados y tienen instrucciones de actuar donde sea necesario para evitar alborotos en la vía pública.

México, D.F., 2 de Agosto de 1968.

A los Alumnos del Instituto Politécnico Nacional.

Presente.

El suscrito Jefe de la Policía Preventiva del DF, se permite manifestar a ustedes lo siguiente:

Que a petición del presidente del Comité Ejecutivo Nacional de la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos, no tiene inconveniente en afirmar que en ningún momento el mencionado representante estudiantil solicitó a esta Jefatura la intervención de la Policía en los actos que se desarrollaron durante el día 26 de julio próximo pasado.

Cualquier versión en otro sentido queda desmentida con esta aclaración

Hemos dejado a los estudiantes en libertad de que hagan lo que están haciendo, para demostrar a la opinión pública y a ellos que la Policía no está en plan de agresión; para que se den cuenta de que son los agitadores profesionales, mezclados entre ellos, los causantes de los desórdenes.

Hacemos un anuncio: en caso de que se registren nuevos actos de violencia, la Policía tomará las medidas necesarias para reprimirlos y actuaremos con energía.

 

Ayer se ordenó la movilización de la policía uniformada una vez que José Cebreros, líder de la FNET, se comunicó a la jefatura para informar que la manifestación para la cual habían pedido permiso había terminado, pero que grupos de alborotadores comenzaron a detener autobuses y vehículos particulares para dirigirse al centro de la ciudad y que procedieran en contra de ellos aun cuando fueran auténticos estudiantes.

La policía intervino para salvaguardar el orden y la seguridad porque agitadores profesionales incitaron a la violencia; 76 detenidos son autores de los disturbios que forman parte de un movimiento subversivo destinado a crear un ambiente de hostilidad para nuestro gobierno en vísperas de la Olimpiada.

Estamos frente a una conjura internacional comunista,  un movimiento subversivo tendiente a crear un ambiente de hostilidad para nuestro gobierno y nuestro país en vísperas de los Juegos de la XIX Olimpiada.