Marcelino García Barragán

Secretario de la Defensa Nacional

La marcha estudiantil inició a las 17 horas del Museo Nacional de Antropología e Historia. Participaron 80 mil “elementos”, entre estudiantes, padres de familia y vendedores ambulantes. Se desplazó por Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, Cinco de Mayo y Plaza de la Constitución. Lanzaron insultos a las autoridades e izaron un lienzo rojinegro en el asta monumental. Un grupo de estudiantes hizo repicar las campanas de la Catedral, en tanto que otros grupos pintarrajeaban las paredes de Palacio Nacional y lanzaban insultos a las autoridades.

 

A las 20:15 horas grupos estudiantiles se empezaron a reunir en el Monumento a la Revolución. A las 21:30 horas, cuando sumaban 2 mil estudiantes, intervino el Ejército para disolverlos. A las 23:15 fue desintegrado el último contingente.

Algunos seudo-estudiantes se reunieron en áreas fuera de la ruta de la manifestación y en grupos más o menos numerosos en diversos rumbos de la ciudad para cometer desmanes y actos fuera de la ley, posiblemente con intenciones de desvirtuar la marcha estudiantil, los que fueron sometidos por la policía auxiliada por el Ejército

 

La Secretaría de la Defensa Nacional informa que habiendo tenido conocimiento de que se iba a llevar al cabo la marcha de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, debidamente autorizada por el Departamento del Distrito Federal y la Secretaría de Gobernación, a petición de los titulares de estas dependencias, estableció un dispositivo en coordinación con la policía, para garantizar que la citada marcha se llevara al cabo sin ser interferida por elementos agitadores extremistas, interesados en presentar al pueblo un espectáculo negativo y desarrollar ideas erróneas, amparándose en los verdaderos estudiantes. La Policía Preventiva del Distrito Federal con auxilio del Ejército, se encargó de someter a estos grupos para restablecer el orden. Resulta satisfactorio para la dependencia a mi cargo expresar públicamente el orden y la disciplina que conservaron los verdaderos estudiantes que participaron en la marcha, durante todo el recorrido.

A petición del Regente del Departamento del Distrito Federal, Alfonso Corona del Rosal, y del secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez, “fueron establecidas tropas aproximadamente a un kilómetro fuera del área del recorrido (de la marcha del 1 de agosto) para garantizar que la citada marcha se lleve a cabo sin ningún incidente”. Su misión: “impedir que los estudiantes procedentes de la UNAM prolonguen su manifestación hasta Palacio Nacional, disolviéndola entre las calles de Parroquia y Perpetua, así como evitar que cualquier manifestación de estudiantes del IPN llegue al Monumento a la Revolución”.

El secretario de gobernación dio instrucciones al rector de organizar una manifestación de maestros y alumnos de la Universidad y el Politécnico. Garantizamos que no procederemos a disolver la manifestación si se siguen las indicaciones recibidas y la ruta establecida, partiendo de Ciudad Universitaria hasta la calle de Félix Cuevas para regresar nuevamente al punto de a la universidad.

Estamos preparados para repeler cualquier agresión y lo haremos con toda energía, no habrá contemplaciones para nadie, pues se trata de devolver la tranquilidad del Distrito Federal.

En las primeras horas de hoy se logró desalojar a estudiantes de la Preparatoria 1. Los agitadores se aglomeraron en la calle de Argentina esquina con Guatemala, y en Brasil esquina con Monte de Piedad, donde quemaron autotransportes.

Debido a la información falseada y exagerada que recibió el secretario de Gobernación, Luis Echeverría, me solicitó el día de hoy la intervención del ejército, argumentando, sumamente alarmado, que la Policía Preventiva del Departamento del Distrito Federal era impotente para someter a los estudiantes que alteraban el orden en la ciudad. Mucho menos iban a controlar a los aproximadamente 10 mil que venían de Puebla y Tlaxcala, a los 5 mil o 10 mil que se encontraban en la Ciudadela, a los 6mil u 8 mil que estaban en Tlatelolco, o a los 2mil o 3 mil que estaban en la Preparatoria de Coapa.