Partido Comunista Mexicano (PCM)

Secretario General: Arnoldo Martínez Verdugo

El Presídium del Comité Central del Partido Comunista hace un llamado para que se lleve a cabo una enérgica protesta por los sangrientos sucesos ocurridos ayer en la Plaza de las Tres Culturas, de los cuales responsabiliza al gobierno.

De continuar la represión de las fuerzas policiaco militares, el país será llevado a un régimen de dictadura abierta en el que imperen las bayonetas y el terror, la ilegalidad y la violencia contra el pueblo.

Aún es tiempo de resolver el conflicto, mediante el cese de la represión, la salida de las tropas de los planteles, el alto a las detenciones en masa, el respeto a la decisión universitaria de que su rector continúe en sus funciones y la libertad de todos los presos políticos.

 

La ocupación de Ciudad Universitaria por el Ejército y la aprehensión de cientos de estudiantes, profesores, empleados y padres de familia que se encontraban en ella, es el ataque más grave en mucho tiempo contra la autonomía universitaria y a las libertades democráticas del pueblo de México.

En lugar de una solución política (…) que demandaba y buscaba el Consejo Nacional de Huelga, el gobierno ha recurrido una vez más al uso de la violencia (…)

Se comparte a continuación la posición del Presidium del Comité Central del Partido Comunista Mexicano sobre la ocupación militar en CU

La ocupación de los planteles es un paso para agravar el conflicto, la decisión es una provocación contra los estudiantes y las fuerzas democrática.

Negamos estar preparando una conjura para alterar el orden público. Por el contrario, somos víctimas de persecución.

Demandamos: una investigación a fondo de los sucesos del 26 de julio, la destitución del jefe y subjefe de la policía, la desaparición del Cuerpo de granaderos, la libertad incondicional de todos los detenidos y la devolución de nuestras oficinas allanadas.

Agentes de la Dirección Federal de Seguridad y del Servicio Secreto allanan las oficinas del Comité Central del Partido Comunista Mexicano y ocupan los talleres donde se imprime su órgano de difusión La Voz de México. Los agentes detienen a los trabajadores que se encuentran laborando.  Además, decomisan material y destruyen parte de la imprenta.