12 de octubre

Mañana amanecerá el sol. La vida de la ciudad, del país, de millones de mexicanos seguirá su curso normal. Sin embargo, esta ha sido una cruenta jornada. Intensamente dolorosa seguramente para algunos hogares de México. Lacerante y dolorosa para todos los mexicanos.

Pero México será el mismo. El México que va madurando su limpio pensamiento liberal del Siglo XIX para estallar en la Revolución Maderista de 1910. El México que cree que el orden y la libertad pueden conjugarse armónicamente si nos lo proponemos, nos sujetamos, en verdad, a unas cuantas e insignificantes limitaciones.

Este México nos lo quieren cambiar por otro que no nos gusta. No dejemos que nos lo cambien. Si los que queremos conservarlo nos mantenemos firmemente unidos, no nos lo cambiarán.