12 de octubre

Vicente Saldaña, del IPN, comparte su sentir:

“Había cuates que decían que había que aprovechar las Olimpiadas, la cantidad de público para exponer nuestros problemas, y claro que nosotros teníamos la nota conciencia de ser la nota disidente, la mancha que estropea la imagen… pero de ahí a querer sabotearlo todo ¡hay un largo trecho! ¡Y de ahí a lograrlo hay otro más aún!

… Dentro del montón de chavos la desunión y la inconsciencia llegó a tal grado que después del 2 de octubre hubo muchos cuates, mucha raza que si no asistió a los Juegos cuando menos los vieron por televisión. ¡Y esto a mí me revuelve el estómago! Pensar que podían ver los actos sobre el cadáver de los compañeros muertos y sobre los miles de desaparecidos que sabíamos encarcelados, pero de los que no teníamos seguridad.”